CPM JOBS
Hablamos con Alberto Almar y Jaume Santacana

16 octubre, 2012

Charlamos con Alberto Almar y Jaume Santacana, Managing Directors de CPM Expertus, y nos han contado su experiencia, personal y profesional en el Grupo.

¿Nos podéis comentar brevemente los inicios de CPM Expertus? ¿Qué es lo que más recordáis de aquellos tiempos? ¿Hay algo de aquella época que recordéis con nostalgia?

Jaume Santacana – No fueron fáciles para mí. Venía de una cultura empresarial y de trabajo muy distinta y me costó adaptar la forma de trabajo. Tener a Beto al lado fue la mejor y única forma de encajar.

Recuerdo muchas cosas, cómo se nos recibió, los primeros compañeros/as, los primeros proyectos, los primeros problemas, tengo muy buen recuerdo de los inicios aunque no fueron nada fáciles. No disponíamos apenas de los recursos y medios con que podemos contar hoy y eso nos obligaba a buscar soluciones alternativas mediante la imaginación. Sufrimos mucho, pero creo que valió la pena. Entonces éramos una empresa muy pequeña y eso nos permitía una flexibilidad que hoy es complicada de aplicar. La voluntad e ilusión de quienes colaboraban con nosotros en las delegaciones era imprescindible para seguir creciendo.

Alberto Almar – Veníamos de la misma empresa, por lo que estábamos acostumbrados más o menos a lo mismo. El hecho de empezar juntos ayudó y mucho. En primer lugar porque tanto para lo bueno como para lo malo, ambos teníamos con quien compartirlo y en segundo lugar porque no sé si pueden haber dos personas más distintas con capacidad para llegar al mismo punto por caminos más dispares, esto nos hace tener nuestros más y nuestros menos, pero también sumar mucho.

¿Nostalgia? Siempre hay un punto de ello. De entrada a los 28 años teníamos todo el pelo negro y una vida sin apenas responsabilidades. Luego la relación con los compañeros también era distinta. Y en mi caso, para que engañarnos, echo de menos trabajar en Barcelona.

¿Qué aspectos cruciales han ocurrido desde entonces para que CPM Expertus sea lo que es hoy?

Jaume – Son muchos los factores que intervienen en la evolución de una empresa. Internamente el modelo de organización y la tipología de servicios que ofrecemos configuran en gran medida cómo es la compañía hoy, pero lo realmente determinante son las personas. Actualmente CPM Expertus tiene más 70 trabajadores/as distribuidas entre 14 sedes comunicándose entre sí a diario. La relación entre ellas, los niveles de entendimiento, empatía y colaboración mutua son realmente los aspectos que definen la “personalidad” de la empresa.

En los últimos han influido mucho la incorporación e integración de otras empresas y su personal. La suma de distintas filosofías y metodologías de trabajo enriquecen y deben tener como resultado una mejor empresa.

Alberto – Cierto, condiciones necesarias todas ellas, pero lo más importante y lo que nos ha permitido llegar hasta aquí y continuar todos los días es la confianza de nuestros clientes. Esta confianza es fruto de todo lo que comenta Jaume y de curro, mucho curro y además bien hecho. Yo no creo ni en las casualidades ni en la suerte. Si hemos llegado hasta aquí es porque entre todos hemos hecho las cosas lo suficientemente bien como para se nos considere una empresa seria y de confianza y donde nuestra gente tenga un proyecto profesional a largo plazo.

¿Cuál ha sido vuestra evolución personal y profesional en CPM Expertus? ¿Cómo compagináis vuestra vida personal con la profesional?

Jaume – Llevo 12 años aquí y eso supone casi la mitad de la antigüedad del Grupo. Mirando atrás, creo que profesionalmente la evolución ha sido constante y paralela a la del Grupo. Personalmente la evolución es quizás más notable o por lo menos así lo considero y aunque no soy dado a exteriorizar sus consecuencias tengo mucho que agradecer. Las experiencias vitales de estos años me han ayudado a crecer mucho.

Alberto – Si, y a peinar canas también.

Aprender a delegar, entender que el trabajo de uno tiene que evolucionar a medida que la compañía crece, descubrir que lo más difícil de todo esto no es la parte técnica si no la humana, una empresa es como un pequeño ecosistema, una sociedad en si misma, así que ligando con la segunda pregunta pues todo está profundamente intrincado. Uno (se supone) trabaja para vivir, llenar la nevera, pagar facturas, irse de vacaciones, si falla el trabajo mal, pero por otro lado si no vives de aquella forma que te gusta, mal también porque afecta tu estado de ánimo, lo cual acaba afectando a tu trabajo. En definitiva, no creo que se pueda desligar una cosa de la otra, es más me gusta pensar que moral y éticamente aplicamos a la empresa aquello que pensamos en nuestra vida personal.

Jaume – Es difícil compaginar ambas facetas de forma plena y satisfactoria para todas las partes. Encontrar el equilibrio entre vida personal y profesional supone un reto diario. No creo que exista manual alguno de cómo hacerlo y cada uno de nosotros debe reconocer el mejor método para conseguirlo.

Hasta hoy, ¿qué campaña o cliente os ha dejado huella? Y dentro de vuestros clientes ¿hay alguna marca que consumís personalmente y no os cansáis de verla por todas partes?

Jaume – He aprendido y disfrutado muchísimo trabajando con Mars (hoy Wrigley). Llevamos colaborando desde nuestros inicios y gran parte del conocimiento que tengo de nuestra actividad es gracias a ellos. También guardo muy buen recuerdo de los inicios con Procter & Gamble, muy lejos de lo que hoy hacemos con ellos. Considero ambos clientes ejes fundamentales para el desarrollo de la actual CPM.

Son muchas las marcas que consumo de nuestros clientes. Es casi inevitable y no me cansa en absoluto verlas…a ellas tenemos que agradecer la existencia de nuestra empresa.

Alberto – Yo me quedo con aquellos, que más que huella, son espinitas clavadas … espero poder quitármelas en algún momento próximo.

De cara al futuro ¿Cuáles son los principales desafíos a los que os enfrentáis como empresa y como sector para tener éxito en un mercado tan competitivo y en una situación económica como la actual?

Jaume – Nuestra actividad está sometida a los cambios de dinámicas de mercado y de hábitos de consumo. El presente supone ya un reto importante y será la capacidad para reinventarnos y adaptarnos a nuevas situaciones lo que nos permitirá tener un mejor futuro.

Supongo que nos enfrentaremos a ajustes presupuestarios de nuestros clientes y a competidores más agresivos en precio. Creo que ante ello nuestra obligación seguirá siendo distinguirnos por calidad de servicio. Seguramente también tendremos que buscar nuevos sectores de actividad, identificar formas de comercialización más efectivas y en general flexibilizar y agilizar nuestras respuestas a las necesidades del mercado

De todos modos el reto mayor será mantener un alto nivel de implicación de todos para seguir superando los objetivos comunes que definamos año tras año. Las motivaciones que uno tiene son distintas a las de los demás y son cambiantes en el tiempo, y saber ilusionar y motivar a un equipo tan diverso, ante un escenario cada vez más complejo no será tarea fácil. Estoy convencido de que lo haremos.

Alberto – Evolucionar, no perder la capacidad de querer seguir mejorando, no caer en el conformismo. Somos una empresa con una media de edad de 33 años, muy joven todavía pero ya no tan pipiolos como hace unos años y esto debería traducirse en “sabiduría”, si se convierte en acomodamiento mal iremos…

Muchas gracias a Jaume y Alberto por sus respuestas y colaboración.

  • Categorías:
  • Actualidad CPM Expertus
Contáctanos

Start typing and press Enter to search